Mi suerte no está perdida – Parte 1

Uff! Pasaron tantas cosas en tan pocos días que siento que nunca voy a terminar de escribir sobre esto. Cada vez que empiezo un post nuevo, veo que es demasiado lo que tengo que contar y termino diciendo que voy a terminar de contar la historia en el próximo. Pero parece que nunca se termina!!

Bueno, el sábado a la noche me agarró un ataque de depresión tan fuerte que no me pude dormir hasta las 5.30 am. El resultado fue mi última entrada, escrita a las 3 de la mañana, con mil dudas en la cabeza sobre qué mierda iba a hacer. Me quedo o me voy?

cant sleep Sigue leyendo

Anuncios

Va saliendo el sol, o casi.

IMG_1317-3-NR

Después de una semana de tortura en la casa de mi HF actual, y no porque me traten mal ni nada, pero porque la situación era tan incómoda entre mis HP y yo que era insoportable, prácticamente me pase todos mis tiempos libres en casa de una amiga. Mi HM había llamado a la LCC para empezar con el proceso de Rematch lo antes posible, pero era miércoles entonces ella le dijo que lo mejor iba a ser que esperáramos hasta el domingo para tener la entrevista de salida para que ya el lunes procesen todo y ya pudiese estar online.

Llego el día de la reunión con la LCC, y mi Host Dad estaba de viaje por trabajo, las niñas se habían ido con la abuela, y yo estaba sola en casa con mi Host Mom. La entrevista fue la situación más horrible e incómoda posible. Sigue leyendo

Cómo combatir la extrañitis

inteligencia_emocional

Hoy me levante a las 7am pensando: “Ufff, hoy es una hora más que lo normal hasta que las nenas se vallan al colegio (por lo general empiezo mi día a las 8am), por favor Diosito, que sea fácil y se pase rápido”. A nadie le gusta levantarse pensando en que tiene que trabajar no? Bajo las escaleras, preparo lunch box para cada una y después de que una ya se fue, me toca llevar a la otra a la parada del bus.

Después de haber llegado tarde a la parada y perseguir en el auto al bus hasta la próxima, me vuelvo a mi casa y armo las camas de las nenas, acomodo un poco y ya estoy libre. Y ahora qué? Tiempo para disfrutar. Me pongo los pantalones de mi pijama de nuevo, me preparo un chocolate caliente con malvaviscos para al fin desayunar, y prendo la compu. Y como era de esperar, mi vida en Argentina se me viene a la mente otra vez. Sigue leyendo