2 meses se pasan volando

Si, ya oficialmente hace 2 meses que me subí a ese avión buscando esta experiencia. Y a pesar de un par de días de extrañitis, no fueron lo suficientemente fuertes como para hacerme volver a mi país. Además ya tengo una cosa más que tachar de mi to-do List, “vivir un Halloween norteamericano”.

                                  FullSizeRender (3) IMG_0829

Ya puedo decir que desde que llegué ese fue mi día favorito. Igual que en las películas. Las calles llenísimas de chicos y grandes con los disfraces más locos y las casas con todas las decoraciones habidas y por haber: arañas colgando de las paredes, del techo y de los árboles, tumbas y manos en el piso, calabazas en cada puerta, y fantasmas, vampiros, zombies, entre otros muñecos, todo sumado a la música, luces de colores, y hasta máquinas de humo! Los vecinos de Chevy Chase crearon la mejor atmósfera para la festividad.

La alfombra de hojas rojizas también hacía notar la diferencia. Claro, naranja es el color básico de Halloween, y las hojas atrapadas en las falsas telas de arania colgadas en los frentes de las casas las hacen ver más espeluznantes. Pero en el otro hemisferio del mundo las estaciones son opuestas, asique en Argentina es primavera. Ni un rastro de marrones anaranjados, el pasto esta verde y ya se ven flores por doquier.

Entre los mejores encontré a una pareja de M&Ms, un padre disfrazado de Sullivan de Monsters Inc. cargando a su bebé que iba vestido como Mike Wazowski, un hombre con ropa de trabajo como Christopher Reeve (la camisa abierta y la corbata suelta dejaban ver su traje de Superman), un Bulldog con un traje de calabaza, una chica vestida de un taco mexicano y un niño Lego. Y a pesar de que vi una docena de Elsas y Anas (personajes de la súper mega popular película de Frozen), el mejor sin lugar a dudas fue un padre disfrazado de Olaf.

No había entendido la importancia que tiene Halloween para los americanos hasta que me entere de que ese día los niños no tienen clases, como cualquier otro feriado del año. Todo el día trabajando se me hizo larguísimo, pero disfrute mucho la tarde de Trick or Treat y un pequeño desfile que concluyó con Pizza Party para todo el barrio.

Yo no llevaba disfraz durante la tarde, pero en la noche me transforme en un ridículo racimo de uvas (si, leyeron bien, fue el disfraz más tonto y loco que use en mi vida). Lo mejor fue que no gaste mucho, una peluca verde y un par de globos violetas fueron más que suficiente para el outfit de la noche, y con unas amigas nos fuimos a Georgetown en donde todos los años, los jóvenes y estudiantes se juntan a celebrar la noche en las calles. Terminamos el día comiendo hamburguesas en Johny Rockets y por fin pude sacarme los globos del cuerpo que fueron tan incómodos de llevar (pero valieron la pena).

A pesar de una noche de 11 grados, el frio no nos impidió que la pasemos tan bien.

                                  FullSizeRender (2) FullSizeRender (4)

Anuncios

3 comentarios en “2 meses se pasan volando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s